Loading color scheme

Katherine Sánchez

Colombia

Alegremente puedo decir que el Señor me otorgó el privilegio de enseñar el curso «Siguiendo los Pasos del Maestro» del ministerio evangelístico «Aguas Vivientes» en una Comunidad Tikuna de nuestro bello Amazonas colombiano, llamada «Macedonia». Fueron 15 días en los que el Señor capacitó e inspiró a un grupo de indígenas convertidos de ése bello lugar, con el propósito de continuar con el favor de Dios, la obra evangelística no sólo entre ellos mismos, sino también a sus alrededores. «Ésa es la meta inmediata». Es maravilloso ver cómo Dios se glorifica cuando simplemente obedecemos y salimos a cumplir la gran comisión que Él nos ha encomendado… Después de realizar la parte teórica del curso, fuimos a compartir el evangelio con todos los que nos encontrábamos. Niños, jóvenes, ancianos, hombres y mujeres. Es muy gratificante ver cómo los participantes se sintieron más confiados y equipados al momento de compartir la fe con conocidos y desconocidos, ya que cómo es una comunidad que vive de sus preciosas artesanías, los dedicados alumnos aprovecharon y entregaron folletos evangelísticos, ó rompe hielos, a turistas que visitaban el lugar. Definitivamente comprobamos una vez más que el hacer la voluntad de Dios sí es un deleite cuando estamos agradecidos de que nos haya salvado y redimido. ¿Ya eres salvo? Entonces ve y busca a los perdidos como lo hizo Jesucristo. Hazlo con valor porque Dios está contigo y te ha dado la herramienta más poderosa. Su Palabra.

Por otra parte, quiero resaltar el valor de su cultura y lo que pude aprender de los Tikuna. Me enseñaron muy pacientemente tres alabanzas en su idioma. Porque un día toda lengua confesará que Jesucristo es el Señor. Sólo a Dios la gloria. «Moeichi Tupana». «Gracias Dios».«Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza». 1 Timoteo 4:12.

Reyner Soto Marín

Costa Rica
43 años

"La experiencia en Piapocos marcó mi vida para siempre, la experiencia de conocer un país tan lindo y personas tan lindas que me enseñaron mucho y me dejaron ver la pasión y el amor con la que hacen las cosas. El viaje que tuvimos fue largo y nada cómodo, pero de ahí en adelante empezó la experiencia y el proceso, el discipulado de Dios hacia mí. Vi la humildad del pastor de la comunidad, los niños tímidos cómo se acercaban y luego ya tomaron confianza. Fui retado porque tuve que orar por una persona enferma y también predicar y compartir con niños y jóvenes. Lo mejor de todo fue ver a las mujeres ayudándonos cuando se habían acabado la fe y las fuerzas durante la construcción del piso del templo. Ellas oraron por nosotros, nos dieron de beber y luego ayudaron también a mezclar para seguir la construcción. Dios obró porque creíamos que el material no iba a alcanzar, al final alcanzó y sobró para regalar a un vecino y para lo que falta de la construcción. Invito a todos los que puedan sumarse a la misión, untándose las manos, acercándose a la gente, que puedan invertir sus recursos porque los más bendecidos serán ustedes. Gracias a la Comunidad Cristiana Shalom por su apoyo para ser parte de esta Misión Piapocos"

Jimmy Archila

Guatemala

20 años

"Una de las razones principales que me motivó ir fue cumplir el llamado de ir y predicar el evangelio a toda criatura y poder compartir con otras culturas aprendiendo de ellas, Para mí fue una experiencia muy especial ya que nunca había participado en una misión que durara varios días. Pude compartir con personas que ahora ocupan un lugar muy especial en mi corazón. Tuve el privilegio de trabajar con jóvenes y niños predicando el evangelio, ayudamos en la construcción del templo lo cual es muy importante, porque sé que ese lugar será de mucha bendición para las personas de la comunidad donde se podrá predicar el evangelio para la salvación de las almas. Pude aprender mucho de las personas y de los niños que se apegaron a nosotros viendo la necesidad que tienen y que muchas veces no nos damos cuenta de que somos tan bendecidos. Doy gracias a Dios, a los ministerios y las personas que apoyaron para que esta misión se llevará a cabo e invito a que se puedan añadir a la misión de Cristo y puedan invertir tiempo, recurso y talento en las misiones, que son de bendición para las personas y nos dejan experiencias que marcan nuestras vidas".

Ayde Paz de Archila

Guatemala

63 años


 "A lo largo de mi vida ha sido una pasión poder servir y trabajar en la misión que Dios nos encomendó. Un momento muy difícil fue cuando me diagnosticaron una enfermad incurable llamada blefaroespasmo esencial, lo que producía que me quedara sin visión, hasta llegar a un punto donde necesitaba que alguien me ayudara en lo que hacía diariamente, fueron tres años muy difíciles, luego de orar arduamente y confiar en Dios, el hizo un milagro en mi vida, milagro que desato una inmensa gratitud a mi Señor y el despertar en mi corazón a aprovechar los días y años que Dios me da de vida pudiendo ser útil en la obra misionera. Meses después reaccionando al llamado misionero, nos informaron de un viaje a Colombia, en el área de la tribu de los piapocos. Me enlisté para ir al viaje misionero con la fe que Dios proveería cada recurso que se necesitaba. Dios fielmente proveyó todo sin que me hiciera falta nada durante la misión. Al momento de llegar a la comunidad serví en el área de cocina, me siento privilegiada por haberles servido a los misioneros preparando los alimentos mientras que ellos estaban trabajando en otras áreas. La experiencia es algo único que no tiene precio, para ir al campo misionero solamente necesitamos tener un corazón dispuesto, no importante el don o talento que tengamos, puesto que todos somos útiles al momento de servir. Colosenses 3:14-15, 3:23-24"

Alejandra Juárez

Guatemala

"La misión Piapocos me ayudó a entender muchas cosas de las cuales yo no entendía del porqué me pasaban, tuve muchas pruebas antes, durante y después del viaje pero puedo decir que Dios me ayudó, que Él lo hizo todo perfecto. Pude llenar mi corazón de muchas emociones sirviendo a Dios junto a muchos de los que hemos ido a ese lugar, enseñarles de la palabra a esos niños que lo necesitan, salir de la zona de confort, moldearme a la voluntad de Dios.Y a los que están leyendo mi testimonio, Dios es un Dios de milagros, y si yo logré , tú también lo harás. Arriésgate a las nuevas experiencias, que tomados de la mano de nuestro Señor todo será posible. ¡Dios te bendiga!"