Loading color scheme

CÓMO HACER TU MINISTERIO JUVENIL «ONLINE»

Por: Mark OestreicherCesar López

Tomado de: www.e625.com

 

El ministerio con las nuevas generaciones es un deporte de contacto. Una enorme porción de lo que conocemos como ‘mejores prácticas’ involucra una combinación de trabajo relacional con los adolescentes, y de ser anfitriones de diversos espacios de comunidad. Entonces, ¿cómo trasladamos estos valores a las redes, en un contexto de distanciamiento social?

Primero, quiero mencionar algo que estoy notando en los líderes juveniles: se están cansando. La primera semana de aislamiento les trajo una descarga de adrenalina. No necesariamente una divertida; pero los impulsó a descubrir recursos tecnológicos y herramientas online para afrontar la situación. Sin embargo, a medida que las cosas se calman, estoy escuchando sobre más y más casos de líderes juveniles que tienen la sensación de que no están alcanzando a vivir su llamado, que están desgastados, que están luchando por mantenerse al día con tanto trabajo, y que se sienten tristes y exasperados por la cantidad de adolescentes que NO se están conectando para nada, incluso con todas las opciones que ellos ofrecen.

Por todo el mundo, los líderes juveniles se apuraron a aprender cómo utilizar Zoom, YouTube Live, y otras soluciones tecnológicas, y muchos de ellos (aunque no todos) reemplazaron sus reuniones semanales por reuniones en línea. Durante esas primeras semanas, noté bastante entusiasmo.

Los observadores del ministerio juvenil, la gente como yo, nos emocionamos haciendo pronósticos sobre cómo esta experimentación forzada iba a tener efectos superpositivos a largo plazo en las prácticas del liderazgo juvenil. Y tal vez eso sea cierto, pero me siento cada vez más escéptico de que la consecuencia superpositiva a largo plazo de estos tiempos tan extraños vaya a ser solamente la utilización de Zoom.

 

LA CONEXIÓN CON JESÚS ES NUESTRO TRABAJO NÚMERO UNO

Cualquier gran ministerio necesita líderes rebosantes de alegría y esperanza. Por lo tanto, que tengamos una conexión auténtica con Jesús es siempre importante. Pero al estar atravesando una temporada en el ministerio que puede desalentarte y dejarte desanimado tan rápido, simplemente debes priorizar el permanecer íntimamente conectado a la fuente.

Cuando estamos profundamente conectados con Jesús, la alegría y la esperanza son una consecuencia natural.

 

HAY DEMASIADOS ADOLESCENTES QUE NO ESTÁN PARTICIPANDO DE NUESTRAS PROPUESTAS ‘EN LÍNEA’

El ministerio con adolescentes del cual formo parte en mi iglesia, está haciendo un trabajo fantástico al trasladar las reuniones principales y los grupos pequeños al formato ‘online’, así como también al postear unos maravillosos videos con pequeños devocionales diarios. Sin embargo, la mayoría de los chicos en mi grupo pequeño no se están conectando… y no se han unido a ninguna reunión por Zoom, ni del grupo grande, ni de nuestro grupo pequeño.

A mis adolescentes, Zoom (o cualquier otra opción de videoconferencia) los inquieta. No les gusta el hecho de que no pueden saber quién los está mirando, o quien no. Además, la mayoría de las soluciones en línea solo resultan practicables para las familias con medios económicos, dejando fuera a aquellos que no tienen computadoras o teléfonos inteligentes.

REGRESA A TU MISIÓN Y A TUS VALORES

Muchos líderes juveniles se están desesperando, y es comprensible. Pero muy a menudo, en momentos de presión, calmamos nuestra desesperación volcándonos hacia la búsqueda de estrategias, de ideas pragmáticas. Las ideas son geniales, pero si no fluyen de nuestra misión (por qué existimos) y de nuestros valores (qué es lo que estamos llamados a encarnar en este capítulo de nuestras vidas ministeriales), entonces no veremos el fruto que estamos esperando.

En esta temporada, resulta crítico que tu forma de encarar tu ministerio esté alineada con los sueños de Dios para tu ministerio. Y déjame ser muy, muy claro en esto: Dios tiene sueños gloriosos para tu ministerio durante esta temporada, y para cada adolescente que tú alcances.

 

AVANZA, PERO RECUERDA CUÁL ES NUESTRA SALSA SECRETA

Yo soy un gran fan de la experimentación. Y ciertamente creo que es posible (aunque no seguro) que todos vayamos a aprender algunas cosas durante esta temporada que podrían traer cambios saludables a las prácticas del ministerio juvenil. Pero tal vez sea más importante recordar la presencia del Cristo sufriente junto a nosotros, siempre, pero de manera particular en tiempos de desesperanza y confusión.

Al final del día, un trabajo genial en el ministerio juvenil, en cualquier temporada, no se trata de programas espectaculares (ni en línea, ni alrededor de un escenario). Un trabajo genial siempre ha tenido que ver, y siempre tendrá que ver, con conexiones: conectarse con los adolescentes, y ayudarlos a ellos a conectarse con Jesús.

En medio de la carrera por aprender cómo utilizar Instagram Live, no te olvides de acercarte a tus adolescentes de manera individual. Puede ser por medio de llamadas telefónicas, mensajes de texto, o incluso el correo común (¡puedes animar mucho a un adolescente con unas pocas líneas escritas en papel y enviadas por correo!). Ni el más profesional de los programas en línea puede reemplazar esta salsa secreta. E incluso aquellos adolescentes que no tienen interés en participar de otra reunión por Zoom necesitan que estemos comprometidos y dispuestos a dejar las 99 para ir en busca de la que falta.

Leave your comments

Comments

  • No comments found