Loading color scheme

EL CORONAVIRUS ¡QUE GRAN OPORTUNIDAD!

Por: Miguel Esparza

Tomado de: www.livingwaters.org

 

Definitivamente la noticia que está tomando primer lugar en todos los medios de comunicación a nivel global es la propagación del Coronavirus (COVID-19). Y ¿por qué no? Este es el acontecimiento más grande que se ha vivido en la historia moderna de la humanidad, una epidemia tan grande que está paralizando a muchos países y sus economías alrededor del mundo.

Podría darles las estadísticas, pero están cambiando constantemente y la mayoría de ustedes tienen acceso a ellas. La propagación del Coronavirus es algo muy grave, y las medidas de prevención que se están tomando están cambiando nuestra vida y el mundo que conocemos hasta hoy. Creo que la mayoría de nosotros nunca imaginamos un mundo donde casi todo se ha suspendido incluyendo las escuelas, los viajes, las vacaciones, los eventos, conferencias, los deportes y más – un mundo donde los restaurantes, las tiendas, los hoteles, y los cines están cerrando sus puertas. Es decir, la mayoría de las cosas que disfrutamos están desapareciendo, por lo menos ahora y en el corto futuro.

 

¿Pero por qué el Coronavirus nos presenta una gran oportunidad? Bueno, ahora que Dios está quitando todas las distracciones y actividades que nos mantienen diariamente ocupados, es una oportunidad para poner nuestros ojos, y nuestra fe en Cristo. Está quitando todas las comodidades y beneficios que estamos acostumbrados a recibir en nuestra vida diaria, y estamos limitados y en muchos casos confinados a nuestro hogar con nuestras familias solo con las provisiones necesarias. Esta es la nueva realidad que vivimos, en modo de supervivencia. Pero ¡animo! La biblia nos dice en Mateo 6:31-32 “Por lo tanto, no se preocupen ni se pregunten “¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?” 32 Porque la gente anda tras todo esto, pero su Padre celestial sabe que ustedes tienen necesidad de todas estas cosas”. Es decir que pongamos nuestra fe en Cristo y descansemos en El.

Así que mucho ánimo, Dios conoce nuestras necesidades, aun en este tiempo difícil que estamos viviendo. La palabra también dice en Mateo 6:33 – “Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y Su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas”. Lamentablemente pareciera como si muchos creyentes han invertido este versículo, y en lugar de primero buscar el reino de Dios están buscando y persiguiendo las añadiduras.

A través de los efectos del Coronavirus, y las limitaciones que para muchos por primera vez estamos viviendo, Dios nos está dando una gran oportunidad para poner nuestros ojos en El, para buscarlo primero a Él y a Su reino. Él ya conoce nuestras necesidades y Él se encargará de proveerlas, pero ahora más que nunca nuestra prioridad debe ser primero buscar a Dios y a su reino. Es decir, poner a Dios primero sobre todas las cosas, y todo lo demás será suplido por añadidura.

 

Pongamos nuestra confianza en Jesus para hacer tesoros en el cielo y no en el mundo que ofrece cosas perecederas. Por eso Pablo les dijo a los Corintios: “no nos fijamos en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas“– 2 Corintios 4:18.

A raíz de la epidemia del Coronavirus y los estragos que está causando, Dios nos está dando otra gran oportunidad en medio de esta tormenta. Nos está abriendo la puerta para cumplir con el mandato de la Gran Comisión de compartir y predicar el evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Marcos 16:15 dice: “Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura”. El Coronavirus y su rápida propagación está infundiendo temor en los corazones de muchos al percibir un futuro incierto y peligroso. Ahora mas que nunca las personas están buscando respuestas, están buscando una fuente de esperanza, y muchos están considerando su propia mortalidad.

Tomemos esta gran oportunidad para compartir las buenas nuevas del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, así siendo diligentes a cumplir con el mandato de la Gran Comisión. La necesidad más grande del hombre es que sus pecados sean perdonados, y muchos caminan ciegamente por el mundo sin saber que van en camino a la destrucción eterna.

Pero recordemos que en Cristo tenemos esperanza, en El tenemos el perdón y redención de pecados, y en El podemos recibir el regalo de la vida eterna.

Amados hermanos, los dos mandamientos más grandes que hemos recibido de acuerdo a Marcos 12:30-31 son: “Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas” Y “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Si verdaderamente amamos a Dios sobre todas las cosas, entonces siempre lo vamos a poner primero a Él y a Su reino — y si realmente amamos a nuestro prójimo entonces no nos podemos quedar cayados, tenemos que predicar el evangelio de esperanza y salvación a nuestro prójimo.

El Coronavirus realmente nos está dando una gran oportunidad para cumplir con estos dos grandes mandatos dados por nuestro Señor Jesucristo.

El Señor les bendiga y use grandemente.

Leave your comments

Comments

  • No comments found